Laszlo Beke

Laszlo Beke

Las distracciones  se han convertido en un tema relevante en nuestro mundo digital, muchos  mencionan que vivimos abrumados en lo que hasta se asemeja a una epidemia en el trabajo: exceso de información a procesar por nuestros cerebros y extraordinarias tecnologías que  también sirven para distraer. Estas distracciones ocupan una parte de la cantidad limitada de atención de la cual disponemos y nos hacen mucho menos efectivos cuándo necesitamos pensar en una forma más profunda. Es importante distinguir este fenómeno de la Distracción Natural con la cual muchos viven y que más bien puede ser algo positivo.

Naturalmente distraído

Una mente que parece vagar puede ser un símbolo de una inteligencia mayor y en las pruebas donde se miden intelecto, función ejecutiva y creatividad los soñadores obtienen notas más altas.  Los escaneos IRM de los cerebros de los soñadores muestran  que son más eficientes que las personas que tienen la tendencia a mantenerse focalizados.  De hecho, hay personas brillantes, que viven en su propio mundo frecuentemente ignorando su entorno y además les resulta difícil evitar esa “desconcentración”. También es cierto que los soñadores obtienen peores resultados en pruebas académicas o de comprensión de escritura y asimismo pueden demostrar menor aptitud para el análisis de eventos externos.

Fácilmente distraído

La atención es un recurso limitado y en cada ocasión que se focaliza la atención se utiliza una cantidad mesurable de glucosa y otros recursos metabólicos. Los estudios muestran que a medida que se van haciendo tareas, cada tarea tiende a realizarse con menos eficiencia y particularmente aquellas de alta-energía como el auto-control o la toma de decisiones. De manera que las distracciones tienen sus efectos, no solamente son frustrantes sino también son extenuantes y agotadoras. Al regresar de la distracción al punto de origen de la interrupción, la habilidad para mantenerse focalizado es todavía menor, por cuanto hay menos glucosa disponible. Menos energía significa menor capacidad para entender, decidir, recordar, memorizar o inhibirse. El resultado puede terminar en errores cometidos en tareas importantes, olvidar buenas ideas o perder una perspectiva.

Algunas Estadísticas

Múltiples estudios realizados en ambientes de oficina han dado los siguientes resultados: (a) Las distracciones en el trabajo promedian 2,1 horas diarias, (b) Los empleados se distraen después de 11 minutos de comenzar un proyecto, (c) Regresar a la tarea original después de una interrupción puede tomar 25 minutos y (d) Las personas cambian de actividades cada 3 minutos,  haciendo bien sea una llamada, hablando con alguien en su cubículo o trabajando en un documento.

Como desechar distracciones e  incrementar productividad

El poder inhibir las distracciones es una habilidad clave para mantener el foco. Para bloquear las distracciones es necesario estar consciente del proceso mental interno y captar los impulsos equivocados antes que estos predominen, aa oportunidad (“timing”) es determinante para lograr esto. Una vez que se inicia una acción comienza un circuito energético que dificulta la detención de dicha acción. Algunas recomendaciones para frenar las distracciones incluyen: dejar espacios libres en el calendario de trabajo, apartar espacio de tiempo para el correo electrónico, silenciar el lugar de trabajo, establecer objetivos limitados y manejables, enfrentar una tarea a la vez, tomar pausas predeterminadas.

Aprovechando las distracciones

  • No menospreciar las distracciones –  La distracciones son oportunidades valiosas para poner a trabajar diferentes partes del cerebro. Esto prepara a la persona a regresar a la tarea original refrescado y con otra actitud.
  • Tomar una pausa de distracción – Los aspectos que aparecen mientras se está distraído pueden  proveer nuevos componentes con los cuales trabajar y una distracción puede ser programada.
  • Distraerse de la distracción – Las distracciones no deben ocurrir en lugar de lo que se debería estar haciendo, algunos crean una alarma o una recompensa cuándo se logra regresar a la tarea.

Se hace referencia a “Distracted Much? What a Wandering Mind Says About Your Intelligence” http://bit.ly/2z1WkVN, “Easily distracted: why it’s hard to focus, and what to do about it” http://bit.ly/2voBTPY, “Distracted From The Task At Hand? Embrace It” http://bit.ly/2lGFDtk, “Seven Ways To Ditch Distractions And Increase Productivity” http://bit.ly/2CEVZKi.

El artículo “Se pueden controlar y aprovechar las distracciones? ” se encuentra en mi portal http://laszlobeke.com/.

 

Adicionalmente se le puede ubicar a través de las siguientes cuentas: Facebook: BekeSantosAmerica, Twitter:  @laszlobekes y @BekeSantosVE, LinkedIn: , BekeSantosEl Columnero.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.