Nuestra empresa no es distribuidor autorizado de impresoras fiscales, sin embargo, muchas personas nos consultan con frecuencia sobre estos temas. A continuación la respuesta a las preguntas más frecuentes:

  • La providencia que rige las obligaciones del fabricante, distribuidor y cliente es la Providencia Administrativa SNAT/ 2011/0071 que puede descargarse AQUÍ.
  • Las impresoras fiscales tienen un año de garantía que inicia desde que el equipo es fiscalizado.
  • Si el equipo fiscal tuviese algún vicio oculto o defecto de fabricación el fabricante está obligado a repararlo o sustituirlo.
  • El cliente tiene derecho a un manual en castellano y un libro de control/mantenimiento. No pueden venderse por separado, salvo cuando se acabe el primer libro de control/mantenimiento. Debe hacerse una constancia de entrega en cualquiera de los casos.
  • Los precintos deben ser troquelados con la herramienta indicada por el fabricante con las siglas de la región tributaria correspondiente a la dirección del RIF del cliente. No está autorizado el uso de clavos, cautines, marcadores, etc.
  • La inspección anual de la impresora fiscal es obligatoria y LA PRIMERA debe ser totalmente gratis.
  • Por ser obligatoria, el distribuidor debe notificar al cliente, por escrito y de forma comprobable la necesidad de dicho servicio.
  • Toda inspección debe registrarse en el libro de control/mantenimiento.
  • La inspección anual obligatoria comprende como mínimo:
    • Revisión del estado de la etiqueta fiscal y en caso de presentar deterioro debe ser sustituida únicamente por el fabricante.
    • Revisión del estado del precinto y sustitución si fuera necesario, dejando la constancia respectiva en el libro.
    • Actualización de firmware.
  • Los distribuidores tienen la obligación de presentar una declaración informativa de los equipos enajenados y las reparaciones efectuadas los 5 primeros días de cada mes.
  • Los clientes deben tener, OBLIGATORIAMENTE, un dispositivo de lectura de la memoria fiscal.
  • Todos las servicios o reparaciones deben registrarse en el libro de control/mantenimiento.
  • El libro de control y mantenimiento debe permanecer en el cliente y un lugar disponible.
  • Los únicos autorizados para vender equipos fiscales son el fabricante y los distribuidores autorizados.
  • Para cambiar el propietario de un equipo fiscal, se debe cumplir lo indicado por el fabricante y el SENIAT.
  • Los técnicos de los distribuidores autorizados deben estar registrados y capacitados por el fabricante.
  • El tiempo tope de reparación a una máquina fiscal es 15 días. Al cumplir el día 16 puede considerarse irreparable.
  • El distribuidor autorizado no puede tercerizar los servicios técnicos.
  • Al sustituir las memorias fiscales, estas se deben entregar al cliente y dejar constancia por escrito.
  • El cliente, al solicitar servicio a un distribuidor autorizado, debe asegurarse que la empresa servidora tenga su documentación fiscal al día.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.